Laboratorio Clinico Maria del Pilar

contacto@laboratoriomariadelpilar.com

Solicita exámenes a domicilios

Prueba rápida detección anticuerpos frente a virus HIV-1 Y HIV-2

El síndrome de la inmunodeficiencia humana, SIDA, es causado por lo menos por dos tipos de virus denominados colectivamente VIH. El virus tipo VIH-1 es más prevalente en las Américas, Europa occidental y parte de África mientras que la infección por VIH-2 se presenta más en África occidental. 

La infección primaria por el VIH presenta síntomas variados que pueden ir desde un estado “gripal” hasta síntomas neurológicos más severos que persisten desde unos pocos días hasta unos 2-3 meses; entre más largo sea el episodio agudo más rápida es la progresión al SIDA aunque generalmente esta progresión puede demorarse de 1 hasta 10 años permaneciendo el individuo clínicamente asintomático durante todo el tiempo. La fase de SIDA se caracteriza por disminución progresiva de los linfocitos CD4, aumento de la cantidad de virus circulante y aparición de infecciones oportunistas que producen alta morbilidad y mortalidad en los pacientes. Las pruebas serológicas no son confiables para identificar infección por VIH en neonatos o en niños menores de dos años de edad, que han adquirido pasivamente anticuerpos maternos de madres seropositivas o que no han desarrollado completamente su sistema inmune ni tampoco en individuos con infección muy temprana (<30 días del contagio) o con pruebas indeterminadas o inconcluyentes por Western-blot. En estos casos es necesario la detección del DNA o RNA proviral por PCR que da evidencia temprana de la infección, aproximadamente 10-14 días después haberse infectado con el virus. La resistencia anti-viral a las drogas puede comprometer activamente el tratamiento anti-retroviral en pacientes con SIDA. Es importante hacer el análisis de las mutaciones genotípicas del virus cuando la terapia combinada falla para hacer los ajustes necesarios a la terapia, disminuir la carga viral y mejorar el estado del paciente

CONDICIONES DE LA MUESTRA REQUERIDA

• Muestras Negativas: Conservarlas en refrigeración por 48 horas, en caso de necesitar confirmar datos se recurrirá a ellas.
• Muestras Positivas: se guardan y se envían para supervisión externa, así como también una copia del reporte es enviada al correo de epidemiología, PYP y a coordinación del Laboratorio.
Se solicitará una segunda muestra para confirmar, la cual se hará por ATHIS, mediante el código 2035 (comentario), se llamará al paciente o servicio informado la solicitud, la nueva muestra se procesará bajo las mismas condiciones pero con las tarjetas reactivas de Alere- HIV Combo (Reactivo de cuarta Generación).

METODOLOGÍA

 Cualitativo: Inmunocromatografía

MATERIALES Y REACTIVOS

 Tarjetas reactivas Determine HIV1/2 –ALERE.

VALORES DE REFERENCIA

No reactivo para la prueba cualitativa

PROCEDIMIENTO

Retirar el plástico de protección de las pruebas.
a. Añada 50 uL de muestra (suero) en la superficie absorbente.
b. Espere 15 minutos (mínimo) nos mas de 24 horas.
c. Lea e interprete los resultados.
d. Ingresar al sistema ATHENEA (Athis), con la clave personal; ingresar los resultados y validar.

UTILIDAD DIAGNOSTICA DE LA PRUEBA

La seroconversión de los anticuerpos típicamente ocurre 3-12 semanas post-infección aunque en algunos individuos puede tomar más tiempo. El anticuerpo que se detecta más precozmente es el p24. La prueba de inmunoanálisis permanece como el
método estándar más confiable para detectar anticuerpos, aunque no diferencia reactividad entre VIH 1 y 2; las pruebas de tercera generación tienen una especificidad del 99% y una sensibilidad del 98%. Si la prueba de inmunocromatografía es positiva en dos ocasiones utilizando pruebas de diferente generación, y el WB es negativo se debe considerar la posibilidad de infección por VIH2 o un falso positivo si el título es bajo. Las causas de falsos positivos se pueden encontrar en pacientes con otras infecciones virales por
virus ADN, enfermedades malignas hematológicas (gamopatía monoclonal IgM), enfermedades autoinmunes (factor reumatoideo y ANAs), embarazo, IgG elevada, vacunación por Influenza y hepatitis B, transferencia pasiva de anticuerpos, anticuerpos clase II a linfocitos, trasplante renal, falla renal crónica (hemodiálisis), hemofílicos, síndrome de Stevens-Johnson, pacientes multitransfundidos y RPR (VDRL) positivo. Se pueden encontrar falsos negativos en el período de ventana antes de la seroconversión, por terapia inmunosupresora, transfusiones masivas de sangre, enfermedades malignas, SIDA en estado terminal, disfunción de linfocitos B, trasplante de médula ósea, pruebas que detectan principalmente anticuerpos a p24 y por contaminación de la muestra con polvos talco. La prueba de inmunoanálisis no es de utilidad para distinguir, en el período neonatal, entre infección activa y transferencia pasiva de anticuerpos de madre al feto. Los anticuerpos pueden persistir en el niño hasta por 15 meses. La prueba de carga viral ARN se utiliza para cuantificar la cantidad de virus circulante, para control de efectividad del tratamiento y para determinar progresión de la infección. Se ha demostrado que niveles altos de viremia se correlacionan directamente con progresión rápida de la enfermedad y que cuando disminuyen por efecto del tratamiento se disminuye también el riesgo de progresión y de infecciones oportunistas. Un resultado negativo de carga viral no necesariamente indica ausencia de enfermedad pues puede haber sustancias inhibitorias en el espécimen o que la recolección o almacenamiento de la muestra fue inadecuada. En los pacientes que no están recibiendo terapia antiretroviral se recomienda que los niveles de VIH ARN se determinen cada 3- 4 meses y los recuentos de CD4 cada 3-6 meses para evaluar progresión de la enfermedad.