Laboratorio Clinico Maria del Pilar

contacto@laboratoriomariadelpilar.com

Solicita exámenes a domicilios

Coprológicos, coproscópicos y sangre oculta

Indicado en diarreas crónicas, y en general en aquellos procesos en los que se busca el germen o parásito que ocasiona la enfermedad. Permite apreciar la capacidad digestiva del intestino, para buscar en los productos presentes en las heces las consecuencias de un eventual trastorno de la absorción o de la digestión enzimática.

CONDICIONES DE LA MUESTRA REQUERIDA

Materia fecal, generalmente la muestra emitida espontáneamente. Debe recogerse en un recipiente- frasco o caja plástica-, seco. La muestra fecal no debe mezclarse con orina y debe enviarse al laboratorio inmediatamente después de obtenida. Conservación y envío de muestras fecales.
Las muestras deben llevarse al laboratorio lo más pronto posible después de obtenidas, pues los trofozoitos pierden, en pocas horas, las características morfológicas. La putrefacción, por multiplicación bacteriana, puede hacer que la muestra sea inadecuada después de tiempo prolongado.
Las muestras con más de un día de obtenidas, favorecen la incubación de algunos huevos de helmintos, lo cual dificulta su reconocimiento.
Si es indispensable conservar la muestra para envío o examen posterior, se recomiendan varios métodos.

a. Refrigeración: Este es el método más sencillo y practico, cuando la conservación debe hacerse por algunas horas o por un día. El frasco se debe colocar en el refrigerador a 4 grados centígrados, pero no en el congelador.
b. Formol: Se mezcla una cantidad aproximada de 3 grs de materia fecal por cada 10 ml de formol diluido al 5% o 10%.Este mantiene la muestra sin descomposición, disminuye el mal olor y fija los parásitos para estudio posterior.
Con este método se conserva bien los huevos de helmintos y los quistes de protozoos. 

METODOLOGÍA

 Observación visual bajo el microscopio de luz.

VALORES DE REFERENCIA

Reporte del examen macro y microscópico

MATERIALES Y REACTIVOS

– Laminas portaobjetos.
– Laminillas cubre objetos.
– Palillos.
– Solución salina.
– Lugol parasitológico.
– Sangre oculta.
– Reactivo Benedicto.
– Cinta de ph.
– Mechero.
– Azul de metileno

PROCEDIMIENTO

a. Examen coprológico directo.
Es importante determinar la consistencia de las heces fecales y clasificarlas en liquidas, blandas o duras. El color anormal tiene significado patológico, por ejemplo, negro en melenas, blanco en acolia. Debe observarse si existe moco, sangre, restos alimenticios o helmintos.
b. Examen microscópico.
En un portaobjetos se coloca separadamente una gota de solución salina fisiológica al 0.85% y otra de lugol. Con un palillo se toma una pequeña porción de materia fecal y se hace una suspensión en la gota de solución salina y luego se repite el mismo procedimiento en la gota de lugol.
Se cubre con laminillas y se observa al microscopio con objetivo de 10x y luego con objetivo de 40x. 
El grueso de las preparaciones se controla de tal modo que se pueda leer a través de ellas, evitar preparaciones muy gruesas o muy delgadas. Los parásitos móviles se observan en solución salina. El lugol hace resaltar algunas estructuras, como núcleos de protozoos y da una coloración café a los huevos y larvas. Además de los parásitos se deben observar elementos de origen vegetal o animal como leucocitos, eritrocitos, cristales de charcot-leyden, restos alimenticios de origen vegetal, restos alimenticios de origen animal, levaduras.
Los leucocitos generalmente se encuentran asociados a moco y se observan en diferentes enfermedades intestinales. Los polimorfo nucleares predominan en shigelosis, salmonelosis, colitis invasiva por eschirichia coli y colitis ulcerativa, en esta última existen también eosinofilos en menor proporción. Los monocucleares o macrófagos se encuentran en mayor proporción en fiebre tifoidea. Una mejor identificación de los leucocitos se hace con azul de metileno o giemsa.
c. Análisis bioquímico.
• PH. Se mide con papel indicador. En diarreas por bacterias invasivas, generalmente es acido menor de 6, en diarreas de origen toxico es neutro, y en diarreas virales, siempre es acido, esta prueba y el estudio de azucares tienen mayor valor en la enfermedad diarreica aguda en niños menores de 5 años.
• Azucares reductores. Se mide con el reactivo de benedict. 
• Sangre oculta

UTILIDAD DIAGNOSTICA DE LA PRUEBA

El examen macroscópico debe determinar la cantidad, forma, consistencia, color, olor y presencia de otros constituyentes como moco, sangre, pus, fibra vegetal, proglótidos de tenia y larvas de parásitos. Las heces blandas, fétidas de color grisáceo y que flotan en el agua son sugestivas de esteatorrea. La constipación está asociada a heces duras, pequeñas y redondeadas. Heces en forma de cinta sugieren constipación o estrechez del recto. Un color como yeso sugiere disminución o ausencia de bilis o presencia de bario. Sangre roja sugiere hemorragia del colon o recto y de color negro hemorragia gástrica o intestinal alta. La presencia de moco es anormal y debe reportarse pues sugiere constipación espástica, colitis mucosa o adenoma velloso del colon. Si se acompaña de sangre se debe sospechar carcinoma o colitis ulcerativa. Evidencia de material purulento indica colitis ulcerativa y disentería bacilar.

El examen de sangre oculta es una parte importante del coprológico como método de tamizaje para detectar cáncer colorrectal o hemorragia gastrointestinal de otro origen; las drogas como aspirina, indometacina, fenilbutazona, reserpina, hierro, corticosteroides, antiinflamatorios no esteroideos y el alcohol pueden producir hemorragia y dar reacción positiva. La vitamina C puede dar lugar a falsos negativos y las dietas basadas en productos cárnicos o per oxidasas de plantas como las del rábano, manzanas, naranjas y banano dan lugar a falsos positivos